miércoles, 26 de septiembre de 2012

Integración en materias de consumo: tarea de todos

Desde hace ya un buen tiempo se viene discutiendo en la sociedad chilena sobre la evidente reducción de confianza que los ciudadanos tienen en las instituciones. Esta desconfianza no reconoce fronteras entre lo público y lo privado, ni distingue entre los diversos ámbitos que componen una sociedad. Es transversal, y si bien posee un amplio grado de legitimidad entre las personas, e independiente de las causas que la originan, resulta particularmente dañina para la construcción del sentido comunitario e integrador que, como creemos en el Departamento de Participación Ciudadana del Sernac, debiera imperar en nuestro país.

Como es de suponer, y quizás con más fuerza que en otras áreas, en materias de consumo la situación no es distinta. Varios son los casos que de forma emblemática han contribuido a dejar en evidencia que en Chile los consumidores están permanentemente expuestos a los abusos, y aunque la institucionalidad estatal ha avanzado significativamente en la última década, parece ser que los logros resultan siempre insuficientes.

Es complejo luchar contra las malas prácticas que algunas empresas han vuelto costumbre. No son pocas las oportunidades donde a los proveedores les sale más barato pagar una multa que respetar a sus consumidores, y nunca faltan los que se aprovechan de esa situación. Para terminar con esta realidad es necesario, entre otras cosas, contar con una ciudadanía informada y participativa, capaz de hacer valer sus derechos  ante quienes intenten negárselos y motivada por contribuir al trabajo que desde el Estado hacemos con ese mismo afán. 

Es por lo anterior que desde hace varios años que en Sernac hemos estado generando nuevos espacios de participación ciudadana y ampliando los ya existentes. Gracias a esto, hoy contamos con canales abiertos para el acceso a información relevante del Servicio, una cuenta pública participativa anual, un consejo consultivo nacional de la sociedad civil, foros regionales de consumo, y pronto realizaremos consultas ciudadanas y constituiremos consejos consultivos regionales en 9 regiones del país, y seguiremos desarrollando nuevas iniciativas para conversar con la ciudadanía sobre el consumo en Chile.

Por eso, el llamado es a aprovechar las oportunidades que la institucionalidad del consumo brinda para hacerse parte activa de ella. No sólo para aplaudir aquellas iniciativas que los ciudadanos valoren, sino fundamentalmente para entregar nuevas perspectivas y contribuir al mejoramiento del trabajo que hoy se realiza y a la generación de nuevas iniciativas que tiendan a fortalecer el sistema de protección de los consumidores en Chile. Hacer de nuestro país un lugar más equitativo, integrado y solidario en materias de consumo es una tarea que a todos los actores involucrados nos convoca. No debemos dejar pasar esta oportunidad para construir los lazos que con el tiempo irán configurando una realidad donde la desconfianza dé paso a la comunicación permanente y constructiva entre las partes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario