jueves, 26 de enero de 2012

Nuevo espacio de comunicación

Cuando hace unos años pensamos el Proyecto “La protección de los consumidores/as como estrategia de cohesión social. Hacia un Chile más justo y solidario en materias de consumo”, lo hicimos porque consideramos que el contexto de los procesos de desarrollo económico, social y cultural que ha experimentado nuestro país durante las últimas décadas y especialmente, los cambios ocurridos recientemente en el mundo del consumo, nos demandaba poner el acento en aquellos aspectos que hasta entonces no habían podido tener la atención que merecían. Así, identificamos la insuficiente presencia de cohesión social en la estructuración de la realidad del consumo en nuestra sociedad; los déficit en las estrategias de participación ciudadana y de promoción y defensa de derechos sociales y económicos de las personas (y especialmente de aquellas que forman parte de los grupos definidos como vulnerables), al interior del Sistema de protección de los Derechos de los Consumidores/as.

A partir de lo anterior, construimos una propuesta que busca aportar, desde la gestión pública, a la conformación de un modelo de relaciones de consumo (Ciudadanía « Empresas « Estado), cada vez más compartido y legitimado por el conjunto de los actores que concurren a ellas. Esta propuesta contemplaba cerca de una treintena de iniciativas entre las que destacan los Foros Regionales, la Feria del Consumidor, pasantías en Europa, estudios exploratorios, campañas comunicacionales, entre muchas otras. Muchas de estas actividades ya han sido realizadas, y otras, como este Blog, están comenzando a materializarse.

En este espacio que hoy nace esperamos aportar con información respecto a las actividades que como Departamento de Participación Ciudadana del Sernac realizamos, y, por sobre todo, establecer un vínculo de comunicación y reflexión con los consumidores que, organizados o no, se interesen en nuestro trabajo.
Por esto, la invitación es a que, juntos, agreguemos un nuevo sentido a la participación ciudadana, sobre pasando las formas tradicionales y a pensar cómo podemos construir un sistema económico que cuente con consumidores/as que conozcan sus derechos y deberes y los ejerzan; empresas (proveedoras de bienes o servicios a las personas) que vean en el respeto de los derechos de los consumidores/as una oportunidad para mejorar su gestión y que compiten para mejorar sus servicios y productos más allá de los mínimos que establece la ley y, finalmente, un Estado (legislación e institucionalidad moderna) que fomenta la competencia y la solución eficiente de los problemas cuando ellos se producen.